Cómo realizar un tratamiento protector de madera

tratamiento protector de madera

Cómo realizar un tratamiento protector de madera

Hace unos días comentábamos algunos consejos para mantener en buen estado la madera de tu piscina, pero esos consejos no sirven de mucho si no se aplica de una forma adecuada un tratamiento protector de madera. Con estos tratamientos conseguimos que la madera soporte mejor cualquier aspecto climatológico en las diferentes estaciones del año.

Aspectos principales que debe cumplir y contener el protector de madera que usemos:

– Fungicida para actuar contra los contra los hongos

– Insecticida para proteger la madera de la presencia de insectos

– Componentes hidrófugos para que la madera no absorba la humedad

– Pigmentos que protejan la superficie de la radiación solar

Pero existen otras características a tener en cuenta cuando vayamos a elegir un protector de madera. Como por ejemplo:

– Que no resulte perjudicial para el medio ambiente

– Debe ser un producto específico para el tipo de madera que vamos a tratar con él

– Ha de ser de larga duración para proteger la madera durante más tiempo

– Es importante que permita la aplicación de pinturas pinturas y barnices posteriormente

– Que sea inoloro

Pasos para tratar la madera adecuadamente

Los pasos para tratar la madera de forma adecuada son tres: lijado, aplicación de tinte y, por último, aplicación del barniz.

Paso 1: Lijado

El  primer paso es lijar la madera para quitar posibles restos de anteriores tratamientos. De esta manera, se gana eficacia puesto que el tratamiento penetrará directamente sobre el poro de la madera. Para ello, utilizaremos dos tipos de lijas. La primera ha de ser más gruesa para que la tarea resulte más sencilla. La segunda ha de ser más fina para conseguir mejores resultados con el acabado.También puedes ayudarte de un taco para lijar para conseguir un trabajo más uniforme. Indistintamente de la herramienta seleccionada, el movimiento que debe realizarse será siempre en el sentido de la veta para un mejor resultado.

Paso 2: Tinte

Una vez tengamos la madera lijada, pasaremos a aplicar un tinte que iguale el color de toda la superficie. Para aplicarlo, usaremos una brocha o una muñequilla de algodón. Con esta última conseguiremos un mejor acabado, pero precisa de más paciencia y detalle. Para la aplicación, seguiremos de nuevo la dirección de la veta de la madera y muy lentamente para que quede uniforme y no se dañe la madera.

Paso 3: Barniz

Una vez que el tinte esté seco, pasaremos a barnizar la madera para protegerla. Es importante que apliquemos el barniz con una brocha ancha y en el sentido de la veta. Tras el secado del barniz  nuestra piscina estará lista.Para asegurarnos de que nuestra madera no se deteriora y luce siempre como nueva, repetiremos el proceso anualmente.

En Monkey Floor encontrarás todo tipo de maderas para el proyecto que tienes en mente. Si te han gustado estos consejos, síguenos en FacebookTwitter e Instagram para no perderte nuestras novedades.

 

Share this post

Deja un comentario