Suelos de madera

suelos de madera

Suelos de madera

Aprende a cuidarlos

Tener unos suelos de madera relucientes resulta más fácil de lo que se puede pensar.  Cierto es que la madera requiere unos cuidados especiales para su mantenimiento. Es por ello que muchas personas prefieren instalar en sus hogares otro tipo de suelos. Sin embargo, conociendo estos consejos no cabrán arrepentimientos sobre la elección del uso de la madera para vestir tu hogar.

Lo primero a tener en cuenta es que la madera no ha de ser tratada como cualquier otro suelo. Por norma general, tendemos a seguir una rutina de limpieza basada en barrer y fregar.  Hay que tener en cuenta que el agua y la madera no casan bien. Es por ello que esta rutina se verá modificada.  Sí, barreremos a diario nuestros suelos, pero no haremos el mismo uso continuado de la fregona.

Para barrer, lo mejor es usar una mopa de microfibra para polvo. Pásala seca sobre la superficie y en el sentido de las piezas para sacar cualquier sociedad existente entre las líneas. En el mercado existen escobas especiales con paños atrapapolvo desechables que resultan muy útiles en esta labor. Otra opción es la utilización de la aspiradora con un cabezal de cerdas suaves para evitar posibles rayones. Al no acumular polvo, pelo, o cualquier otro tipo de residuo, se mantendrá como nuevo durante más tiempo.

El tipo de fregona que debes usar es de tipo bayeta. Basta con que esté húmeda para que la limpieza sea eficaz. Limita su uso a una vez al mes, ya que con esto será suficiente para mantenerlo limpio. Cuando se friegue, debes hacerlo desde el fondo de la habitación hacia la puerta para evitar pisar lo fregado.

Manos a la obra

Cuando el suelo requiera de una limpieza más intensiva, se utilizará una dosis de producto adecuado diluido en agua.  Una vez hayamos barrido correctamente, fregaremos el suelo con una fregona bien escurrida hasta que desaparezcan las manchas. Si la mancha es muy persistente, puedes hacer uso de una esponja y frotar suavemente con ella. Después debemos esperar a que el Suelo esté completamente seco.  Para protegerlo, utilizaremos ceras o aceites especiales para este tipo de superficies. Aplicaremos la solución por todo el suelo con una mopa adecuada para ello de manera uniforme y siempre bien escurrida. Es muy importante no solapar pasadas de producto en ninguna zona. Y no pisar en un par de horas el suelo. Si prefieres limpiar con productos naturales, puedes utilizar una taza de vinagre de vino blanco diluida en agua para fregar. En cuanto al encerado, el aceite de oliva en pequeñas cantidades es tu mejor aliado.

Pero sobre todo, si quieres que tus suelos de madera duren como nuevos mucho tiempo, elige maderas de calidad. Monkey Floor pone a tu disposición una amplia gama de suelos de madera para que puedas elegir el que más se adapte a tu estilo. Consúltanos.

 

Share this post

Deja un comentario